martes, 17 de mayo de 2011

Barniz blando

La técnica del barniz blando tiene su origen en el grabado al aguafuerte, ya que se procede a recubrir una plancha metálica con un barniz resistente al ácido. La gran diferencia la técnica del barniz blando, con el aguafuerte tradicional, reside en el tipo de barniz empleado.
Para la técnica del barniz blando usaremos una variante de barniz a la cera que se caracteriza por no ser secativo al contener grasa, sebo o vaselina en su composición.
El barniz se aplica de la misma forma que aplicamos el barniz a la cera propio de la técnica del aguafuerte tradicional, calentando ligeramente la plancha con ayuda de un hornillo y aplicándolo sobre la misma con ayuda de una muñequilla o un rodillo (el barniz blando no se puede aplicar con brocha). Deberemos aplicar una capa de un grosor intermedio, ya que si es muy grueso el barniz, no se desprenderá en los sucesivos procedimientos. Este barniz, no es necesario ahumarlo.
Una vez barnizada la plancha con este barniz, las posibilidades son varias:
  • La técnica surgió en el siglo XVIII para imitar el aspecto de los dibujos realizados a lápiz de plomo y crayon y muchas veces para reproducirlos, lo cual se logra cubriendo la plancha barnizada con el barniz blando con una lámina de papel y dibujando sobre él, el motivo deseado con una punta dura pero no aguzada (puede ser un lápiz). Con esto, el barniz blando se pega al papel en las zonas en las que incidimos con la punta dejando al descubierto el metal en los lugares en los que posteriormente atacará el ácido.
  • Actualmente las posibilidades con el barniz blando son infinitas, ya que podemos plasmar sobre él cualquier textura y tras la mordida quedar incisa sobre la plancha metálica. Para ello procederemos a colocar el material que queremos plasmar sobre la plancha, y realizaremos presión sobre él; puede ser presión manual, o presión mecánica con ayuda de un tórculo o una prensa. El barniz quedará adherido al material que hemos plasmado y podemos proceder a morder la plancha con un baño ácido, el cual atacará a las zonas de barniz desnudo.
Es importante tener en cuenta que los motivos y texturas que estampemos sobre el barniz blando dispuesto sobre la plancha, nos van a salir invertidos en la estampa tras morderlos, por lo que hay que concebir un boceto cuya composición esté invertida con respecto al resultado final perseguido.
Una vez mordida la plancha, retiramos el barniz con un trapo y un poco de aguarrás y podemos proceder a estamparlo por el método tradicional, tal y como queda reflejado en la entrada "Procesos de entintado en hueco" y "Proceso de estampado en hueco"


Teresa Álvarez Rodríguez. Aguafuerte, aguatinta y barniz blando. 2009

En esta obra vemos una serie de hojas estampadas en verde las cuales fueron llevadas a cabo con barniz blando. Una vez aplicado el barniz, se estamparon las hojas sobre el mismo, las cuales recogieron el barniz de determinadas zonas dejando el metal al descubierto. En estas zonas de metal desnudo, es donde actuó el ácido mordiendo la superficie.

1 comentario: