jueves, 5 de mayo de 2011

Historia y evolución del aguafuerte

AGUAFUERTE

  • El término aguafuerte, normalmente hace referencia tanto a la acción de atacar líneas mediante un ácido sobre una plancha metálica, como a la impresión entintada en papel que se tira a partir de la superficie de esa plancha.

Esta técnica tal y como la conocemos hoy en día apareció como una alternativa más rápida y menos exigente al grabado con buril.

  • Siglo XVI:
    • Se comenzaron a utilizar mordientes para corroer láminas metálicas e imprimir el resultado en una etapa de la historia en la que la impresión de planchas de cobre trabajadas con buril estaba perfectamente establecida por toda Europa.
    • Surgió al mismo tiempo en Alemania e Italia.
    • Se conservan obras de los artistas Urs Graf (1485-1527/28) y Daniel Hopfer (1493-1536).
    • También Alberto Durero (1471-1528) sobre hierro y Lucas Van der Leyden (1494- 1533) sobre cobre, hicieron algunos aguafuertes.
    • La característica principal de estos aguafuertes era estar trabajados con una sola mordida por lo que carecen de profundidad tonal y de variaciones en la línea. Los artistas utilizaban la punta de aguafuerte como si estuviesen confeccionando un grabado con buril.
  • Siglo XVII:
    • Son muy pocos los aguafuertes hechos antes de mediados del siglo XVII, usándose sobre todo como un medio de reproducción de obras ajenas.
    • Poco a poco fue estableciéndose como una técnica expresiva con entidad propia, y los artistas se dedicaron a explorar más a fondo sus posibilidades.
    • De esta época es Rembrandt, quien puede considerarse el mayor aguafortista de todos los tiempos, quien llevó a cabo trabajos con notable libertad y espontaneidad mediante dibujos de línea hechos directamente sobre el cobre barnizado.
  • Siglo XVIII:
    • En esta época el aguafuerte tuvo sus mejores resultados en Italia, de la mano de artistas como Giovanni Battista Tiépolo (1727-1804) y su hijo Domenico, cuyas obras se estima que influyeron notablemente en la serie “Los Caprichos” de Goya.
    • Canaletto (1679-1768), también practicó el aguafuerte, mediante temas arquitectónicos de gran sencillez y honestidad, terminados haciendo uso de la punta seca.
    • El artista más destacable de esta época fue Giovanni Battista Piranesi (1720-1778) quien dedicó toda su vida al aguafuerte llevando a cabo casi 2000 planchas a lo largo de su vida elaboradas con líneas aparentemente frenéticas, pero en realidad bien controladas en asombrosas composiciones. Destaca su serie de cárceles.
    • Durante esta época en Inglaterra se trabajaba el aguafuerte desde nuevos métodos recién descubiertos: el barniz blando y la aguatinta.
  • Siglo XIX:
    • El artista más destacado en el panorama del aguafuerte de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX fue Goya (1746-1828), quien supo sacar un partido excepcional a la aguatinta, tanto por si solo como en combinación con técnicas de línea. Destacan sus series, como los Caprichos o los Desastres, llevadas a cabo con el propósito de enfrentar a la sociedad con sus propios vicios.
    • Otro artista de la época fue Charles Meyron, pero pese a los numerosos plagios de su muy original enfoque, los aguafuertes arquitectónicos de Meyron no tuvieron rivales de consideración.
    • Fue tras las segunda mitad del siglo, cuando el aguafuerte volvió a recobrar cierta importancia alimentado por los dibujos litográficos de Delacroix, Géricault y Daumier, destacando en esta época aguafortistas como Pisarro, Mary Casta, Van Gogh, Rodin y Monet.
    • La concepción del aguafuerte como algo esencialmente lineal y en blanco y negro persistió hasta bien entrado el siglo XX de la mano de artistas como Dunoyer de Segonzac y Picasso.
  • Siglo XX:
    • Se trata de una época donde la situación del grabador ha sido mucho más fácil en Francia que en ningún otro país de Europa, donde existió un interés muy significativo por las reproducciones firmadas por el artista y por el impresor.
    • Destaca la figura de Jacques Villon quien se dedicó a aumentar el trabajo experimental en todos los aspectos del aguafuerte y el grabado.
    • A partir de la época de entreguerras el interés por el grabado fue creciendo continuamente, por lo que en la década de 1950 el aguafuerte, sobre todo en color, y el grabado habían recuperado su posición entre las técnicas contemporáneos de las artes gráficas en Inglaterra y en Estados Unidos, produciéndose un notable incremento de exposiciones de obra gráfica a finales de los cincuenta.
    • Más adelante la situación comenzó a encontrarse favorable para el grabador en EEUU, donde muchos maestros y facultades de bellas artes tienen centros de grabado bien establecidos y equipados. Es una época en la que a juzgar por la cantidad y la variedad de la obra presentada en las últimas bienales, parece que el grabado está ganando adeptos en muchos otros países.
  • Siglo XXI:
    • El grabado sigue teniendo entidad propia y continua enseñándose en los centros de enseñanzas artísticas tales como Universidades o Escuelas de Arte, pero la invasión de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) está desplazando a esta manifestación artística de reproducción múltiple con nuevas técnicas informáticas más rápidas, limpias y económicas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario